Viajar a Londres con niños: ideas low cost

Londres, seguro que ya has estado allí; pero… ¿has estado en Londres con niños alguna vez? Es muy posible que ahí cambie la respuesta, así como también lo es que quieras/necesites prepararte para ello. Un viaje a Londres con niños es siempre diferente, como lo sería a cualquier otra parte del globo. Ni la libertad ni los intereses son los mismos; cambia, por tanto, todo: es el momento de pensar más en los niños que en nosotros mismos. Si ellos disfrutan, nosotros lo haremos con ellos. Ese será el fin. ¿Estamos de acuerdo? Genial, vamos a ver las alternativas para una experiencia familiar en Londres completa.

Finde semana con niños en Londres

Londres con niños, que ver en 3 días

La capital británica vista desde a pie de tierra es ya sublime, pero todavía lo puede ser más desde las alturas. Para que el viaje sea inolvidable para el niño no hay mejor que una vista panorámica de Londres desde el London Eye, la noria-mirador más famosa del mundo. Desde sus 135 metros de altura se goza de un horizonte que quedará grabado en la memoria tanto de los niños como de los no tan niños.

Vista de Londres
Foto| Deymos.HR

Después de tal experiencia seguramente queráis más los dos; no te preocupes, hay algo más para ti. El Emirates Air Line es un teleférico que transita entre la península de Greenwich y Royal Docks. Pero con un plus: éste cruza el elegante río Támesis británico por los aires, 90 metros por encima de éste.

Otra manera de descubrir la ciudad londinense a la vez que adaptas el recorrido a tu hijo es la de visitar los maravillosos parques de Londres. The capital of England es una urbe repleta de espacios verdes donde evadirse de la incesante actividad urbana. Podrás pasar del centro al campo en un abrir y cerrar de ojos, son tan voluminosos como espectaculares. Por ejemplo, el Regent’s Park, el Richmond Park, el Victoria Park o el Greenwich Park.

Parques Londres con niños
Foto| Janis Smits

Echas en falta algunos, ¿no? En efecto, pues son peculiares. En St. James Park, además de tener el Buckingham Palace como espectador de lujo, podrás hacerte amigo de sus simpáticos patos. Por otro lado, tampoco puedes perderte el Speakers Corner de Hyde Park. Posiblemente el parque principal de la capital británica donde gente de todo tipo se reúne en una de sus esquinas para predicar a todo aquel que pase por la zona. Es muy curioso, seguro que al crío le saca una sonrisa.

Covent Garden -aunque por su nombre pueda parecerlo- no es un parque, sino uno de los barrios más conocidos de Londres por estar repleto de las tiendas más trendy. Sin embargo, no es eso lo que lo hace especial, sino sus espéctaculos callejeros. Artistas de todos los estilos tienen cabida ahí y todo a cambio de una pequeña voluntad. Sin duda, la actuación de mejor calidad-precio que puedas encontrar. Vale la pena.

Londres con niños
Foto| dinosmichail

Si la grandiosidad de Londres ha podido ya con vuestros pies, también podéis optar por recorrer la ciudad en Bus Turístico… o uno normal. No quedará rincón por descubrir. Es más, si la elección es tomar uno de transporte público normal, es posible que conozcáis lugares que ni siquiera aparecen en las guías turísticas.

Que ver en Londres con familia

La alternativa al medio de transporte convencional es el London Duck Tour: este sí es especial, diferente. Es otro bus, pero no un bus corriente. Este tras completar el recorrido por carretera… ¡se lanza a la aguas del río Támesis! Además tiene tres tipos de recorrido: el Classic Tour, el D-Day Duck y el James Bond Tour. ¿Quedará algo por inventar?

Londres con niños
Foto| Ron Ellis

Londres es todo lo anterior, pero también es pasión por el fútbol. La Premier League no es igual que las demás, es una montaña rusa de sentimientos por la forma en que lo viven. No bastan los dedos de una mano para contar los equipos de primer orden mundial que disputan sus partidos en Londres: Tottenham, Arsenal, Chelsea, Fulham, QPR… Si os gusta el deporte rey, llévalo a ver un partido de la Premier League.

Que hacer en Londres en familia

Es muy posible que tu hijo haya visto alguna película de la saga de Harry Potter. En el Warner Bros Studio Tour London- The Making of Harry Potter os podréis sentir como si estuvieseis en Hogwarts y descubrir algunos de los secretos mejor guardados de la saga. No es imprescindible haberla visto, también se puede invertir el orden de los factores: primero ver el escenario para entender mejor la película después -o convencerle para que la vea, si el que realmente quiere eres tú-.

Viajar a Londres con niños
Foto| Peartree

De vuelta al mundo real y para aquellos que no hayan tenido suficiente con los patos de St. James Park, existen dos nuevas alternativas para entrar en contacto con la fauna terrestre y marina londinenses: el SEA LIFE London Aquarium y el Zoológico de Londres. 

Otra visita que no puede faltar en ningún viaje familiar es una al teatro. Ir con niños no es un requisito clave para hacerlo, aunque indudablemente ellos serán lo que más disfruten de algunas de las representaciones más reconocidas a nivel mundial y propias de Londres como The Lion King y Charlie and the Chocolate Factory.

Así como a un nuevo mundo nacido en el centro de la ciudad, el M&Ms World. No te hagas el despistado, tú también has probado esas deliciosas y coloridas esferas de chocolate. Londres es sede de una de las curiosas tiendas de M&Ms y la visita debería ser obligada. Más si vas con niños. Atiborrarse o no ya es cosa del consumidor.

No muy lejos de ella se encuentra otra tienda muy destacada de Londres: la tienda de juguetes HamleysEstamos hablando de la más antigua de todo el mundo, fundada en 1760. Además también se dice que es la más grande de todas gracias a sus 7 plantas… Suficiente para merecer una parada, ¿no?

Tienda más antigua del mundo
Foto| ChamaleonsEye

Ya más a las afueras del Londres oeste encontraréis otra tierra de fantasía: la de LEGOLAND. A 30 minutos de la capital, es uno de los parques temáticos más famosos del país. Un lugar perfecto para que niños y adultos se diviertan acompañados de estas míticas piezas que han estado presentes en las infancias tantos de unos como de otros.

Visitar la capital de inglaterra y sus museos

Aunque la parte cultural sea la que menos suele gustar a los niños, ésta también puede ser entretenida. Obviando algunos de los museos más importante de Londres, también se pueden visitar unos cuantos que puedan llegar a conectar con lo críos y a captar su atención aunque sea solo por unos minutos. El primer ejemplo es el Natural History Museumdonde podrán ver muestras de todo tipo de especímenes que hayan habitado la Tierra… ¡incluso los dinosaurios!

Museo historia natural Londres
Foto| InsectWorld

Otra alternativa similar es el Science Museum. En él se pueden descubrir los principales hitos en la evolución científica de las diferentes temáticas del conocimiento humano. En su interior, además, alberga varios espacios interactivos para involucrar a los seguidores. En especial, a los niños.

El último ejemplo que vamos a destacar por encima de los que dejaremos en el anonimato es el Madame Tussauds London,  un museo de figuras de cera donde puedes hacerte una foto con Leonardo DiCaprio, Albert Einstein, Barack Obama o Brad Pitt, sin que éstos ni siquiera se inmuten.

Madame Tussaus Londres
Foto| Flick47

No olvides que Londres es una ciudad muy peculiar y siempre encontrarás alguna escena fuera de lo común en la misma calle, estés donde estés. Londres es muy Londres, no existe otro calificativo.

Así mismo, para que la capital británica sea tu casa por unos días puedes contratar tu apartamento familiar en Londres en la zona que quieras. Además de la zona también podrás manejar el precio en función de tu presupuesto, el alojamiento londinense es uno de los más caros del mundo. ¡Qué eso no merme la calidad de tu viaje!

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (13 votos, Promedio: 4,62 de 5)

Cargando…

Dinos que te ha parecido

Francisco Garau

Periodista volcado al mundo digital. Aprender escribiendo y escribir para enseñar, esa es la cuestión. Español de nacimiento pero con una huella londinense imborrable. Amante de los viajes, el deporte, la música y del buen cine.