Que ver en Dublin: La vieja Irlanda de San Patricio

En nuestra guía os vamos a contar que ver en Dublín, como la fábrica Guinnes, el Temple Bar, el Phoenix Park, la Catedral de San Patricio y mucho más. También hablaremos de los vuelos y su aeropuerto, el tiempo que hace y los alojamientos en Dublín, apartamentos y Bed & Breakfast (B&B).

Irlanda es la tierra de los tréboles, los calderos con monedas de oro, y los duendes con barba rojiza, traje y sombrero verdes, más conocidos como Leprechaun. Encontramos largas praderas y mucha vegetación al tener un tiempo frío y clima húmedo. La gente es muy correcta y simpática. Dublín está en el sur de Irlanda y es la capital de la isla. En el norte se encuentra Belfast que pertenece a Inglaterra.

Calle temple bar

Que ver en Dublín

Realmente está introducción sería más bien, que no ver en Dublín. De aquí poco entenderéis porque es así. Empecemos con el castillo de la isla en Dublín:

Muy bonito ¿Verdad? Pues es ficticio, es una imagen hecha con Photoshop que se hizo viral en 2013. Aquí las imágenes originales:

A continuación si que veremos que hay que visitar en Dublín.

Guinness Storehouse

La fábrica de la cerveza Guinness se encuentra en el centro de Dublín. La bebida se caracteriza porque es negra y seca, es así porque tuestan la cebada para fabricarla. El tipo de cerveza es conocida como stout. Se produce desde 1759 y se distribuye por todo el mundo. Aunque si vas a Dublín, tendrá un sabor diferente de una que puedas comprar en el supermercado.

La Guinness Storehouse es un museo y fábrica que tienes que ver en Dublín. Donde te muestran todos los pasos para la elaboración de la cerveza. Aparte de invitarte a una pinta (una jarra) en lo alto de la fábrica, desde donde se puede disfrutar de una panorámica de la ciudad.

Temple Bar

El Temple Bar, aparte de un bar, es una barriada del centro de Dublín muy transitado con mucho encanto y pintoresco, ya que es una de las zonas más antiguas de la ciudad. El nombre de Temple Bar viene de un político llamado William Temple, quien construyó su casa y varios jardines en 1600 en el lugar.

Actualmente es una zona nocturna que cuenta con muchos restaurantes y comercios originales.

Podemos encontrar:

  • Por supuesto el Temple Bar: Es el pub irlandés por excelencia. Un ambiente muy agradable, tiene buena música en directo, para que puedas bailar o disfrutarla comiendo. Lo bueno de los pubs es que aparte de abundante comida, disponen de una gran variedad de cervezas y sidras.
  • The Irish Rock ‘N’ Roll Museum Experience: Es un museo que te explica y muestra las etapas y lugares bien detallados por las que pasa un rockero, hasta actuar.
  • El restaurante Thunder Road Café: Un lugar donde se reúnen las bandas de moteros. Se sirve comida estilo parrillada.
  • Jam Art Factory: Es una tienda que vende obras de arte de artistas locales. Se pueden encontrar desde pinturas a figuras de cerámica.
  • The Wall of Fame: Es un muro en la calle 20 Temple Lane South que aparecen pintados distintos artistas irlandeses.

Lo que más encontraremos son pubs, la mayoría de ellos con música en directo de distintas temáticas, como el rock o la música céltica.

Temple bar Dublin

Phoenix Park

Traducido sería el parque del Fénix, ese animal mitológico que al morir renace de sus cenizas. El parque es uno de los más enormes de Europa, mide unas 712 hectáreas. Es un parque que no te puedes perder en Dublín.

Una de sus peculiaridades es que está lleno de gamos (similares a los ciervos). Esto es porque en 1660, un duque llamado Ormond, decidió meter a esta especie y a faisanes en sus tierras, para poder ir de cacería. Además, en 1903, una parte del parque se empezó a usar para el Grand Prix, para carreras de coches y motos.

Una publicación compartida de dankadanka (@dankadanka) el


Podemos encontrar el monumento a Wellington (un importante político-militar irlandés). Consiste en un gran obelisco de 62 metros de altura en medio del parque. También está el castillo de Ashtown, una estructura medieval restaurada, donde encontramos el centro de información del parque. Y una exposición de la historia y naturaleza del parque durante los años. Y entre otros monumentos como un pilar con un fénix en la parte superior, también encontramos el Zoo de Dublín.

Catedral de San Patricio

Dublín tiene dos catedrales importantes, pero la de San Patricio se considera la nacional de la isla. La Catedral de la Santísima Trinidad de Dublín es la otra, que hablaremos después.

El edificio anteriormente estaba hecho de madera, pero en 1911 se reconstruyó en piedra en honor al santo. Es la única en Irlanda que cuenta con un coro propio, que canta dos veces en las misas diariamente.

Existe una leyenda que dice que la Catedral se construyó al lado de un pozo, donde San Patricio bautizaba a los paganos. El mártir es considerado el patrón de Irlanda, al igual que Santa Brígida y San Columba. Pero él fue quien trajo el cristianismo a la isla.

Catedral San Patricio

Catedral de la Santísima Trinidad

Más conocida como Christ Church, se construyó en el año 1028 por el rey Sigtrygg Silkiskegg, un rey vikingo que se enamoró de una irlandesa llamada Lucyna Tramye. Cien años después, derrotaron a los vikingos y el arzobispo irlandés San Lorenzo O’Toole, ordenó ampliar y reconstruir la catedral. Por esta razón se mezclaron la arquitectura gótica de los vikingos con la nueva románica. Más adelante por culpa de las catacumbas y criptas que había debajo del edificio, empezaron a provocarse pequeños derrumbes. Hasta la época victoriana, que se reformó completamente, arreglando esos problemas.

Una publicación compartida de Jure Z (@jure_z) el

Como curiosidades, la catedral de la Santísima Trinidad cuenta con el récord en el mundo por tener 19 campanas funcionales. La primera de ellas se hizo en el año 1038, considerándose una de las más antiguas. Además en las criptas subterráneas, aparte de una curiosa cafetería, se pueden ver diferentes exposiciones y tesoros de la época medieval de Dublín. Y la mejor de todas, es la historia del gato y el ratón, que quedaron atrapados dentro de los tubos del órgano y en consecuencia se momificaron, al no sacarlos de allí. Los podemos ver expuestos en la cripta.

Castillo de Dublín

Se construyó en el siglo XVIII y su arquitectura es georgiana, se basa en un estilo más clásico que el barroco y su nombre viene del los reyes llamados George (Jorge), que reinaron en esa época.

El castillo de Dublín sirvió de asentamiento para los primeros vikingos, aunque luego se usaba para administración política inglesa, hasta que se independizaron el 1922. Ahora se usan sus salas para conferencias y también como atracción turística. Y sus exteriores para algunos conciertos de música.

Castillo Dublín

Museo Nacional de Irlanda

Lo primero que se tiene que decir del museo es que es totalmente gratuito. Los temas más interesantes que podemos encontrar, son la historia vikinga y las piezas medievales. Si eres fan de la serie “Vikings” de HBO, seguro que te encantará lo que vas a encontrar en el museo.

Aparte de esta temática, encontramos historia, arqueología y naturaleza desde la edad de bronce, hasta la actualidad.

Mapa de Dublin-Aeropuerto

Podemos ir en autobús, en taxi o en nuestro propio coche. Los trayectos en autocar directos o en coche tardan una media horita.  A diferencia de Londres, no hay metro en Dublín, solo tranvía, pero solamente se encuentra en el centro.

Apartamentos vs B&B y hoteles en Dublín

Lo mejor de alojarte en un apartamento en vez de en un hotel en Dublín o un B&B, es que que la gente irlandesa por norma general, son muy simpáticos y te intentarán ayudar en lo que puedan, siempre que sepas un poco de inglés. Si quieres conocer a los irlandeses desde dentro, puedes pasar unos días en la capital en algún apartamento buscando en Hundredrooms.

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (25 votos, Promedio: 4,92 de 5)
Cargando…

Dinos que te ha parecido

Pau Barceló

Productor Multimedia y de Marketing digital. Si quieres ser feliz recuerda siempre que Timón y Pumba decían: "Hakuna Matata". Amante del mundo cinematográfico y audiovisual en general, además me encantan los videojuegos, la música y la cultura japonesa.