Por qué las parejas que viajan juntas son más felices

No a todos les habrá funcionado. Para algunos el viaje habrá significado el final de su relación, pero para otros todo lo contrario. Y es que durante el viaje se comparten infinidad de experiencias que hacen que la relación sea mucho más intensa. Estar ante un lugar increíble, mirar a tu lado y ver que allí hay alguien que comparte ese momento contigo y con quien podrás revivir ese instante en forma de recuerdo siempre que quieras te va a llenar de felicidad.

Una cosa está clara: si después de un viaje largo salís gloriosos y felices de tener al lado a esa persona, vuestra relación podrá durar para siempre. Aquí tenéis algunos de los motivos por los que nos atrevemos a afirmar lo anterior.

Tenéis una misma meta

Vuestro objetivo es claro: queréis ver el mundo juntos. Desde el primer momento en el que os planteáis el viaje tenéis una ilusión en común por realizarlo y esa ilusión se va alimentando con planes, propuestas y expectativas. Elegir los destinos, pensar en lo que haréis, las culturas que conoceréis. En este momento es donde empieza un compromiso fuerte entre ambos que le da un gran valor a la relación.

Os comunicáis mejor

Al viajar juntos, loo compartís casi todo. Se crea un vínculo tan fuerte que eso de entenderos solo con una mirada se cumple al 100%. Además, viajar también hace que seáis más comprensivos y pacientes el uno con el otro.

Os mostráis tal y como sois

Pasáis tanto tiempo juntos que no queda sitio para los secretos. Viajar juntos implica que la otra persona conozca mucho más de ti. Lo bueno y lo malo, aunque probablemente la suma de ambas sea la mejor versión de ti mismo por el hecho de estar viajando.

Aprendéis juntos

Vuestro aprendizaje de forma individual repercutirá de forma muy positiva en el aprendizaje de ambos en la relación. Tener la posibilidad de hacer algo nuevo por primera vez entre los dos hará que os sintáis más motivados y llenará vuestra relación de recuerdos imborrables.

Afrontáis de forma positiva a situaciones complicadas

En un viaje siempre hay algo que no va a salir como teníais planeado, y justo eso es lo mejor que puede pasar. Quizá al principio te desesperes pero aprenderéis a gestionar los problemas de forma conjunta.

Sois más tolerantes

Por mucho que queráis realizar un viaje en común, no todos los planes que a uno le apetezcan tendrán que apetecerle también al otro. A veces habrá que discutir y negociar para acabar cediendo por uno de los dos. Y si alguno toma una mala decisión en un momento determinado, aprenderéis a restarle importancia a esas equivocaciones. Viajar os enseñará a relativizar los problemas sin importancia.

Construís un sentido del humor en conjunto

En relación a lo anterior, el sentido del humor es clave para afrontar esas situaciones algo más complicadas que pueden aparecer durante la aventura. Reíros de ese autobús que acabáis de perder, y cambiad el chip sacando algo positivo de lo negativo.

Las relaciones sexuales son mejores

Estar viajando implica dejar a un lado los pensamientos negativos y el estrés, y eso intensifica el romance y el afecto. Además de visitar nuevos lugares que hacen que no exista la rutina.

Vivís en el presente

Vuestras mentes están desconectadas de preocupaciones e incluso se olvidan del día en el que estáis. ¿Hoy es martes o jueves? ¿Hemos entrado ya en febrero? Os centráis en vivir el presente y disfrutar del momento y de la persona que tenéis al lado.

Experimentáis la sensación de libertad

No hay que olvidarse de que la pareja está formada por dos personas. Cada uno debe sentirse libre dentro de la relación. Las parejas que viajan tienen esto muy claro, y es por eso que respetan tanto los momentos de soledad y de privacidad de la otra persona, lo cual es necesario para la salud de la relación.

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (3 votos, Promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

¿Eres más feliz desde que viajas con tu pareja?

Dinos que te ha parecido

Ana Palou

Marketing digital y comunicación. Me encanta viajar con mochila, perderme por mercadillos y las cosas hechas a mano.