Los 10 pueblos más bonitos de Bretaña

¿Te imaginas viajar en un segundo a la Edad Media? Viajar a la Bretaña francesa, es casi como transportarse a otra época. Llena de castillos de piedra, calles entramadas, fortalezas y murallas, Bretaña es un lugar en el que se palpa la historia. Los pueblos que se sitúan en esta zona tienen un encanto singular, lugares elegantes, adornados con multitud de mansiones y flores que crecen por doquier. Muchos de ellos atravesados por un río, o bañados por las aguas del mar, estos pueblos de Bretaña están esperando a que los descubras.

Vitré

Vitré es un pueblito muy fotogénico con un castillo de detalles góticos y puente levadizo. Está calificado como uno de los rincones más bellos de Francia, con sus callecitas de trazo torcido que parecen salidas de un cuento de los hermanos Grimm. Lugar ideal para explorar las murallas, las calles empedradas y sus calles de fachadas coloridas, sin pasar por algo la iglesia de Notre Dame.

Josselin

Este pueblo medieval a las orillas del río Oust, está coronado por el Castillo de Josselin, perteneciente a la familia Rohan, una de las más antiguas de Bretaña.

La casa más antigua que se mantiene en pie en Josselin data de 1538, lugar que sirve de modelo al resto de edificaciones medievales de su alrededor. Las casitas entramadas de madera del barrio de la Saint-Croix están decoradas con ventanas llenas de flores que le dan al pueblo un aspecto de lo más encantador.

Concarneau

Concarneau es un pueblo marinero, lleno de barcas, gaviotas, chiringuitos de pescado y una impresionante muralla que la refugia  de las aguas del atlántico.

La ciudad amurallada se encuentra en una pequeña isla unida a tierra por un puente peatonal. Allí se encuentra “ville close“, o casco antiguo, un conjunto de calles adoquinadas de lo más auténtico.

Dinard

Ciudad balneario de la Costa Esmeralda, este lugar parece una película de época. En ella podemos encontrar más de 400 villas de la Belle Epoque, el casino de la ciudad, multitud de galerías de arte y las antiguas casetas de baño en la playa.

Este destino playero de lo más lujoso tiene vistas al río Rance y la cercana ciudad de Saint-Malo.

Un gran número de pintores, entre ellos Renoir, vinieron a Dinard para encontrar inspiración. Y no es para menos. ¡Este lugar tiene una belleza única!

Vannes

La localidad de Vannes rebosa de atractivos. Murallas, calles con encanto, palacetes en los que antiguamente vivieron bretones, torres defensivas y mansiones, todo ello rodeado de largas playas y un puerto deportivo.

Vannes es lugar para el lujo, el arte y la historia. Imprescindible caminar por el casco histórico, visitando la plaza de Gambetta y pasando por las casas de vigas de colores.

Dinan

Dinan se extiende a ambos lados del río Rance, poco antes de que este desemboque en el mar. Se trata de un pueblo medieval que atrae a multitud de turistas, tanto franceses como de todos los lugares del mundo.

Antiguamente se trató de un importante enclave comercial, siendo su época de esplendor el período entre los siglos XIV y XVIII. Entonces las calles estaban llenas de carpinteros, curtidores, tejedores y otros artesanos. Todavía hoy pueden encontrarse en el pueblo talleres de objetos hechos a mano, perfectas para adquirir algún souvenir.

Rochefort-en-Terre

Como podemos ver en la imagen, este es uno de los pueblos más floridos de Francia. Las plantas crecen en cualquier lugar: balcones, puertas, ventanas, polletes, incluso cuelgan de las fachadas. Las casas de piedra se suceden en perfecta armonía, creando una bella línea estética, que atrae a artistas y viajeros de todo el mundo.

Auray

Auray se encuentra en el golfo de Morbihan y es conocida principalmente por el puerto de Saint-Goustan. En este lugar, como en muchos otros de Bretaña, podemos encontrar multitud de palacetes  y castillos, muelles del siglo XIV y multitud de casas con fachadas medievales.

Este lugar se anima por las tardes, cuando las terrazas del paseo se llenan de gente que sale a tomarse una cerveza en un escenario de lo más pintoresco.

Quimper

La localidad de Quimper se extiende alrededor de la unión entre el río Steir y el Odet. Uno de los puntos más destacados de esta bonita ciudad es la catedral góitica, que necesitó tres siglos para terminar de construirse.

Calles de adoquín, casas de fachadas medievales, maceteros floreados y todas las tradiciones de Bretaña hacen de este lugar un destino perfecto en el que detenerse a pasear una tarde.

Combourg

Uno de los lugares más bonitos de la Bretaña francesa, en gran parte por el impresionante castillo que se funde con la espesa vegetación. La fortaleza data del siglo XI y fue crucial en la defensa de Bretaña.

Cuna del romanticismo, esta población fue el lugar de origen del escritor francés Châteaubriand. ¡Un lugar con todo el encanto de bretaña!

 

¿Cuál de estos pueblos de Bretaña te gustaría visitar?

¡Comparte con tus amigos!

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (7 votos, Promedio: 4,57 de 5)
Cargando…

Dinos que te ha parecido

Marivi Cervi

Amor por los libros y los viajes. Granadina viviendo en Mallorca y pensando en Seúl. Si acabas de descubrir un sitio increíble, ven y cuéntamelo. Te espero con café ;) @mvcervi