Las Cataratas Victoria en Zimbabue África

Las cataratas Victoria son uno de esos lugares naturales que todo el mundo debería visitar al menos una vez en la vida. La impactante belleza de este salto de agua de casi dos kilómetros de anchura y 108 de altura corta la respiración. Aunque son muchas las guías de viajes que intentan describir con palabras la fuerza de este paisaje, pocas consiguen reflejar el impacto que produce la fuerza bruta de la naturaleza en el visitante. Y lo mismo puede decirse de los parques naturales que rodean este enclave, dos parques que no desmerecen en exotismo ni en belleza. ¿Quieres descubrirlo todo sobre este lugar? Te contamos cinco detalles sobre este increíble lugar que quizá no sepas todavía:

cataratas-victoria-viaje

1. Son Patrimonio de la Humanidad

Las cataratas Victoria, bautizadas por los autóctonos como ‘el humo que truena’ por la nube que se levanta al caer el agua en medio de un gran estruendo, no son las más altas del planeta (el Salto Ángel de Venezuela ostenta el récord, con sus 979 metros de altura), pero sí es la cortina de agua más ancha del mundo y también la más caudalosa en la época húmeda, entre abril y septiembre. De hecho, la nube de vapor de agua que se forma desprende una luz iridiscente que se puede advertir desde más de veinte kilómetros de distancia. Es un lugar mágico. Esta magia y la belleza del entorno que rodea el río y la cascada han sido determinantes para la Unesco a la hora de declarar las cataratas Victoria Patrimonio de la Humanidad. Fue en 1989. Desde entonces, son miles las personas que cada año viajan al corazón de África para admirar la fuerza bruta de este salto de agua y disfrutar de las numerosas actividades vinculadas con el agua y la naturaleza que se organizan en este enclave.

2. “La lluvia inversa” se ve a kilómetros de distancia

Las cataratas Victoria se dieron a conocer gracias a los viajes de los exploradores del siglo XIX. El doctor Livingston fue uno de los primeros europeos en llegar a este bello paraje, como reveló en sus cuadernos y anotaciones de viaje, aunque este salto de agua era ya un foco conocido en el territorio africano mucho antes por sus excepcionales características. El ‘rugido’ del agua al caer con fuerza y el fenómeno de lluvia inversa que se produce en la época de máximo caudal cuando el agua rebota y levanta una impresionante cortina de agua hacia el cielo hicieron de este espacio un lugar mítico e incluso mágico en el territorio africano. Todavía hoy sigue impactando la caída de agua, que dobla incluso las de las cataratas del Niágara, en la frontera de Estados Unidos con Canadá. Fue ese mismo explorador, David Livingston quien decidió dar el nombre de la reina Victoria a este espacio natural, aunque la población autóctona se refería a la caída de agua Mosi-oa-Tunya, es decir, ‘el humo que truena’ en referencia a la nube de vapor de agua que se ve desde más de 20 kilómetros de distancia y al ruido ensordecedor que produce el agua al caer.

 

cataratas-victoria

3. Es posible hacer Rafting en el río Zambeza

Aventureros y exploradores de todo el mundo visitan las cataratas Victoria en la época seca, entre septiembre y diciembre, para practicar rafting en el río Zambeza o incluso para darse un baño en la Piscina del diablo, una piscina natural situada justo en el borde del salto de agua sólo apta para los intrépidos que no tiemblan al pensar que un mal movimiento o una corriente más fuerte de lo habitual podría arrastrarlos hasta el borde y arrojarlos más de 100 metros en caída libre.

No obstante, existen otras formas más tranquilas de disfrutar de las cataratas Victoria y su entorno. Por ejemplo, subiendo a un barco y navegando por el río Zambeze, esa corriente de agua que el doctor David Livingston bautizó como la ‘autopista de Dios’ por la belleza y la calma que transmitían sus aguas. Resulta difícil imaginar que al final de este paraíso en la Tierra se encuentre la caída al infierno en forma de grandes grietas abiertas entre rocas basálticas. Pero centrémonos en el lado paradisíaco de la experiencia y en las diferentes formas de sacar el máximo partido a la visita a este enclave africano: los safaris a lomos de un elefante, vuelos en helicóptero sobre la gran cascada y las jornadas de rafting o de senderismo por el Parque Natural de las Cataratas Victoria en temporada de poco caudal son algunas de las actividades extraordinarias en las que puede participar el visitante.

cataratas-victoria2

4. Es la frontera natural de dos países africanos

Las cataratas Victoria pueden visitarse a lo largo de todo el año, puesto que la temperatura del país es siempre agradable. No obstante, resulta útil saber qué tipo de actividades se quieren desarrollar para elegir el mes más adecuado para realizar el viaje y fijar la ruta a seguir. Al tratarse de la frontera natural entre dos países, algo que se advierte al extender un mapa de las cataratas Victoria sobre la mesa, se puede acceder desde Zambia y desde Zimbabue. El paso de un estado a otro tiene un coste de tasas asociado, por lo que se recomienda elegir bien el lado desde el que admirar este enclave natural. Por ejemplo, si se va a viajar en temporada seca, de septiembre a enero, la mejor opción recomendada por los expertos es la de aproximarse a las cataratas Victoria desde Zambia y, desde allí, atravesar el cauce a pie hasta la isla Livingstone, un lugar desde el que las vistas del salto de agua dejan sin aliento. Si por el contrario, decide realizar su viaje durante la temporada húmeda, de marzo a septiembre, solo se puede admirar las cataratas Victoria desde Zimbabue, desde cualquiera de los miradores (hay más de 15 puntos impactantes) o de la red de pasarelas y senderos especialmente habilitados para el disfrute de este espacio natural desde cualquier ángulo imaginable y para inmortalizarlo con una buena cámara de fotos o de video.

 

puesta-de-sol-cataratas_victoria

Vacunas Zimbabue y Zambia

A la hora de elegir el país desde el que visitar las cataratas Victoria, conviene tener en cuenta una serie de cuestiones prácticas, como por ejemplo los requisitos de acceso a cada país. Zimbabue es un país mucho más barato que Zambia, algo interesante a la hora de reservar alojamiento o pagar la entrada al parque nacional situado a este lado de la frontera. Asimismo, en Zimbabue no se exige a los visitantes vacunarse contra la fiebre amarilla, pero en Zambia sí es necesario haberse vacunado previamente.

5. Es una zona cada vez más turística

Las cataratas forman parte de numerosas rutas turísticas que tienen por objeto descubrir la riqueza natural del continente negro, de modo que el territorio es perfectamente accesible y abundan los establecimientos hoteleros de diferentes categorías, desde discretos hostales hasta los más lujosos complejos hoteleros con el objetivo de que cada uno de los visitantes disfrute de la experiencia del modo que prefiera. De lo que no hay duda es de que quien viaja a las cataratas Victoria vuelve con la sensación de haber estado un poco más cerca del paraíso en la tierra.

salto-de-agua-cataratas-victoria

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (20 votos, Promedio: 4,75 de 5)
Cargando…

Dinos que te ha parecido

Raquel Sánchez

Marketing digital y comunicación. Me gusta viajar, hacer ilustraciones y que no me hablen durante las películas. Honestidad, pasión por lo que haces y sentido del humor, no hace falta más.