La casa mediterránea que parece un dragón

Esta villa mediterránea podría salir de una historia fantástica (o ser la casa de veraneo de Daenerys Targaryen) pero no: se trata de una casa de ensueño única en España que tiene la forma más peculiar que habrás visto nunca. ¿Te imaginas como sería dormir en tu propio refugio original en la costa mediterránea? Vamos a conocer de cerca este paraíso.

Vía Idealista

Una casa de ensueño de lo más original

Se trata de una villa de lujo construida por el estudio GilBartolomé AWD que incluso ha llamado la atención de medios internacionales por su semejanza a un dragón de tres ojos (donde cada ojo es una de las ventanas principales). Su aspecto es moderno a más no poder, incluso vanguardista con sus formas onduladas y la textura de los materiales que casi parecen escamas en la “piel” de la casa.

Vía Idealista
Vía Idealista

La encontrarás en Salobreña, al sur de Granada, y se ha construido en la misma ladera de la montaña para poder potenciar las vistas increíbles del mar desde el interior.

Está equipada con una piscina infinita para disfrutar el horizonte con un refrescante baño, nada mejor para sobrellevar el calor granadino. Los muebles del interior son tan originales como el exterior, con formas onduladas y el protagonismo del color blanco por todas las estancias.

Vía Idealista

Tiene dos plantas, en la baja se encuentra el salón con los grandes ventanales, y en la planta de arriba están los dormitorios, cada uno de ellos con mucha personalidad.

Vía Idealista

La casa dragón no se ha concebido como un proyecto de alquiler vacacional, sino casi como un reto arquitectónico para conseguir integrar una casa tan vanguardista en el paisaje mediterráneo. Aun así, nos encantaría pasar al menos una noche en este paraíso tan original. ¿Y a ti?

Comparte la casa dragón con tus amigos

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (1 votos, Promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

 

Dinos que te ha parecido

Raquel Sánchez

Marketing digital y comunicación. Me gusta viajar, hacer ilustraciones y que no me hablen durante las películas. Honestidad, pasión por lo que haces y sentido del humor, no hace falta más.