Camí de Ronda desde el GR-92

El Camí de Ronda, como muchos ya sabréis y otros vais a descubrir, es la alternativa por antonomasia para recorrer aquellos puntos de máximo esplendor de la Costa Brava y poder disfrutar de una experiencia y unas vistas que se encargarán de convertir unas vacaciones típicas en unas memorables. Especialmente si el descanso es en alguno de nuestros apartamentos a lo largo de toda la Costa Brava.

Las rondas que hacían los guardias para patrullar las zonas costeras son las que dan el nombre a los Caminos de Ronda. Éstos coinciden en gran parte con el GR-92, Gran Recorrido, denominación de los senderos europeos de más de 50 km.; la ruta del Camí de Ronda tiene su punto inicial en Portbou, en la frontera con Francia. A partir de ahí el recorrido transcurre mayoritariamente de manera paralela al Mar Mediterráneo hasta llegar a Blanes, en el extremo sur de Gerona; por lo que estamos hablando de una ruta de senderismo que destaca por esa refrescante compañía marina en todo momento y que transcurre por puntos tan exuberantes como la Calella de Palafrugell o Cadaqués.

El mapa del GR-92 y sus Caminos de Ronda

Sus más de 200 kilómetros de extensión hacen que aquella frase de “todos los caminos conducen a Roma” pueda extrapolarse al caso que nos ocupa: todos los caminos conducen a algún Camino de Ronda. Si bien es cierto que hablamos de una distancia que no contribuye demasiado a hacerlo apto para todos aquellos deseosos de completarlo íntegramente por etapas. No obstante, esa restrictiva posibilidad se ve complementada con la de reducirlo a cortos trayectos parciales en cada uno de los puntos por los que atraviesa esta ruta  del GR-92 señalizada en blanco y rojo. Dato curioso: el número de este sendero de Gran Recorrido es en memoria de los Juegos Olímpicos del año 92 celebrados en Barcelona.

Camí de Ronda
Foto| Ferran Porta

Con tal de simplificar la ruta al máximo y facilitar su interpretación, hemos preparado un mapa interactivo de la primera mitad del recorrido -la segunda parte llegará en una publicación posterior- con la información básica de cada una de las etapas del recorrido como el número de etapa, el lugar de salida y el de llegada o el kilometraje tanto parcial como total. Casi 110 kilómetros entre Portbou y Torroella de Montgrí.

[Para añadir o aislar rutas y adaptar el mapa a tus necesidades puedes hacerlo clicando en la esquina superior izquierda del marco, justo al lado del título.]

Bien, ahora que ya has toqueteado el mapa del Camí de Ronda a tu antojo, ha llegado el momento de comenzar nuestra aventura virtual; en la que te vamos a presentar los tres tramos más destacados de esta primera parte. Así mismo, en cada punto también vamos a detallarte otras rutas de Caminos de Ronda; pues si bien la mayor parte de su recorrido coincide con el GR que hemos tomado como referencia, existen también caminos adyacentes en algunos de los puntos por los que transcurre.

Portbou – Port de Llançà

La ruta del Gr-92 y, en este caso también del Camino de Ronda, empieza en Portbou, una localidad muy cercana a la frontera francesa. Solamente por ese motivo esta primera etapa ya merece formar parte del listado, aunque bien es cierto que su presencia está más que justificada por cuestiones ajenas a esta. Así, los primeros metros de la aventura son ligeramente ascendentes como consecuencia de lo escarpado de un terreno que conduce hasta la cota del Coll del Frare, donde la vista alcanza una gran panorámica desde el Valle de Portbou hasta el Cap de Creus en el otro extremo del horizonte.

Inicio GR-92

Una vez en la cima, el camino está marcado por los falsos llanos, aunque la inclinación de los primeros minutos ha quedado ya atrás. Las condiciones se mantienen hasta poco antes del  kilómetro 3, punto en el que se inicia el descenso hacia la localidad de Collera.

La altura del recorrido vuelve a rondar los 0 metros sobre nivel del mar. Sin embargo, una nueva subida espera. Esta vez más corta para llegar al Coll de Sant Antoni, de poco más de 50 metros de altura. En ese punto se pierde el mar de vista durante unos cuantos metros hasta llegar a la Platja de Garbet, lugar en el que la ruta continuará ya siempre de manera paralela al Mar Mediterráneo. Cala de les Assutzenes, Platja de Canyelles, Platja del Cap Ras y Platja del Gifreu serán las siguientes paradas de este maravilloso escenario hasta llegar al Port de Llançà. Ahí concluye la primera etapa tras casi 10 kilómetros recorridos.

 Port de Llançà – Cadaqués

Casualmente, la segunda etapa tampoco podía faltar -de hecho, ninguna debería; se trata de economizar el texto-. Como sospecharás, este tramo empieza en el lugar en el que acabo el otro: en el Port de Llançà. Un nuevo recorrido parcial que multiplica su exigencia. De los 9,82 kilómetros de la primera etapa se pasa a los 20,29 de esta. Eso sí, el terreno será mucho más cómodo y seguirá el legado costero del final de la etapa anterior… hasta la mitad del trayecto, es decir, el kilómetro 10. Antes, la ruta habrá transcurrido por la Punta de la Farella y su respectiva playa; la Platja de les Tonyines y la de Cau de Llop; y la Punta den Feliu; todos ellos concrentrados en un breve espacio. Más adelante esperarán la Punta s’Arenella con su faro y la Platja Port de la Vall, como antesala de la llegada al Port de la Selva; un punto clave de los Caminos de Ronda.

¿Por qué decimos que es clave? Por el hecho de encontrar un Camí de Ronda adyacente de ese punto. Mientras la ruta del GR-92 recorta su camino por la parte interior del Cap de Creus, desde el Port de la Selva existe un camino para recorrerlo un poco más por su vertiente norte. Éste va desde Cala Tamariua, a mil metros de la localidad catalana, hasta Cala d’Aiguadolç. Un tramo corto, pero intenso. Tan solo 5 kilómetros entre ir y volver, perfectamente señalizado por la zona costera. Por otra parte, también existe la opción de alargar la caminata hasta Cala Talabre para enlazar con el GR-11 y volver a tierras selvetanas, aunque el Camino de Ronda real acaba en Cala d’Aiguadolç.

GR-92 Cadaqués
Foto| Colin Hughes

Recuperando la ruta inicial, la del GR-92, todavía quedarán un par de kilómetros de llanura a la salida del Port de la Selva. Hasta que el terreno vuelva a inclinarse en busca del Mas de’n Seniqueda, donde está asentada la antigua construcción de la masia en runes. El Mas de dels Bufadors, construcción similar a la anterior, será el siguiente punto no mucho más lejos. Todo ello en un área protegida y rica en patrimonio no solo natural sino también histórico, el Parque Natural del Cap de Creus. Una parte del trayecto bastante escarpada que concluirá en Cadaqués tras un nuevo descenso al nivel del mar.

Del mismo modo que el descenso, concluirá también la segunda etapa… aunque con el nuevo destino se abrirá un nuevo frente, una nueva posibilidad. Habrá que volver a ir hacia el norte, pues en Cadaqués encontramos otro Camí de Ronda que permite, ahora sí, llegar al Cap de Creus. Sin estar excesivamente bien señalizado en verde y rojo, se trata de un tramo bastante sencillo pero largo -16 kilómetros entre ir y volver-; de modo que la parada en la localidad cadaquense estará más que justificada. La ocasión, sin duda, lo merece; uno de los caminos más espectaculares con culminación en el punto más oriental de la península.

Cadaqués – Roses

Ya van 30 kilómetros y sí, la tercera y última etapa destacada de la mitad norte es, también, la tercera lineal del recorrido. En este caso, a diferencia de las dos primeras, esta nueva entrega empieza con un Camí de Ronda independiente del GR-92: de la Platja de sa Conca hasta el Far de Cala Nans. No es un camino complicado ni extenso, únicamente 5 kilómetros en ida y vuelta a la Punta de sa Conca, donde empieza la mencionada playa con su mismo nombre.

Ahora sí, empieza la tercera etapa. El tramo entre Cadaqués y Cala Jóncols, pese alcanzar los 6 kilómetros por un terreno no tan costero, no deja de ser una maravilla con vistas en el horizonte de un mar que quiere esconderse pero no puede. Precisamente esa parte del trayecto está caracterizada por un ligera ascensión a 200 metros del nivel del mar que se recuperan en la bajada a Cala Jóncols. Una vez ahí, la superficie recupera su tendencia más irregular a la vez que pasa por una zona muy rica en calas y cabos. Cala Pelosa y Cala Calitjar son las dos primeras; mientras la Punta de la Ferrera las separa de Cala Calís. Tras ésta, un nuevo cabo se cruzará en el camino, el Cap Blanc, metros después de Cala Montjoi.

Seguido por Cala Murtra y el Cap Falcó y su Punta Falconera hasta llegar a l’Almandrava. Un punto especial, ya que sirve de conexión entre dos Camins de Ronda auténticos: el de Cala Montjoi a l’Almandrava -que ya se habrá completado- y el de éste último al Far de Roses.

Far de Roses Cami de Ronda
Foto|eljoja

Un faro da la bienvenida a aquellos visitantes que acceden por la vía marina a la ciudad de Roses. Poco es el espacio que los separa -algo más de 2 kilómetros-, pero con él se alcanzará la respetable cifra de 53 kilómetros recorridos al final de esta tercera etapa.

Roses – El Cordalet – L’Escala – Torroella de Montgrí

Analizadas ya las tres más destacadas se acabó el misterio: las tres siguientes serán presentadas de una manera mucho más resumida. No por demérito suyo; sino todo lo contrario, por mérito de las tres primeras. Lo dejamos en Roses, lugar que será el escenario de los primeros metros de la cuarta etapa en dirección a El Cordalet. Poco más de 16 kilómetros muy llanos que compensan la ausencia del Mar Mediterráneo con una importante riqueza natural, con su paso por el Parque Natural dels Aiguamolls de l’Empordà.

Una vez en El Cordalet, con casi 70 kilómetros en las piernas, comenzará la quinta etapa con final en l’Escala y un escenario muy similar al de la cuarta. Punto en el que existe un nuevo Camí de Ronda que conecta l’Escala y Cala Montgó, aunque este camino formará parte de la sexta y última etapa de esta primera mitad de recorrido del GR-92. Concretamente a algo más de 5 kilómetros de la salida y con el que la continuación de la ruta nos llevará hacia Torroella de Montgrí, tras cerca de 110 kilómetros de camino acumulados.

Castillo Montgrí Cami de Ronda

Estas vistas de la costa mediterránea contemplada desde el Castillo de Montgrí es la increíble panorámica final  que se puede disfrutar a solo 3 kilómetros de llegar al final en Torroella de Montgrí. Ya lo has leído y visto: el GR-92 es la mejor opción  para descubrir todos los Camins de Ronda a la que vez que haces lo propio con la Costa Brava y disfrutas de unas vacaciones en un lugar de ensueño.

Hasta aquí la primera parte; la segunda entrega, próximamente. ¡Estad atentos!

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (3 votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Dinos que te ha parecido

Francisco Garau

Periodista volcado al mundo digital. Aprender escribiendo y escribir para enseñar, esa es la cuestión. Español de nacimiento pero con una huella londinense imborrable. Amante de los viajes, el deporte, la música y del buen cine.